Feb 19

El servicio y la presentación del vino II

por Jesús García Gallego
       
 

El servicio y presentación del vino.
(Segunda parte)

El Descorche

a)  Cortar la cápsula por debajo del gollete retirando la parte superior para evitar que el vino toque el material al servirlo (recordemos que antes las cápsulas se realizaban en plomo).

b)  Limpiar el borde y la parte superior del corcho.

c)  Introducirá el tirabuzón del sacacorchos en el tapón sin girar la botella, teniendo cuidado de que entre recto y sin atravesar el corcho y extraerlo suavemente.

d)  Volver a limpiar la boca de la botella y mostrar el corcho en un platito al comensal para que lo huela y compruebe su estado.

e)  Oler el corcho cuidadosamente por si tuviera algún defecto que nos indique el estado del vino. Eliminar las primeras gotas del vino en una copa aparte por si hubiera algún sedimento.

Se aconseja catar el vino de forma rápida antes de servirlo para estar seguros de su estado.

El descorche de los vinos blancos y rosados y cavas se realizará con la botella dentro de la cubitera, ayudándose con el lito; mientras que en los cavas, una vez retirado el alambre, se saca del cubo con la mano izquierda y con la derecha con un lito, se hace girar el corcho, se tendrá especial cuidado en que no salte, síntoma de que se ha movido la botella o no está a su temperatura óptima.

 taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

El descorche de los vinos espumosos

–  Colocar la botella en un cubo con agua y hielo

–  Presentarla, tras secarla con el lito

–  Quitar la cápsula con la navaja de sacacorchos y, mientras se sujeta el tapón con la izquierda, con la derecha se quita el morrión (alambre), que se deja en el platito para el corcho

–  Envuelta con un lito y sujetando fuertemente el tapón, se gira la botella para despegar el corcho

–  Se extrae el corcho con cuidado, ayudándose del pulgar y los demás dedos, cuidando la inclinación y la dirección de la misma

–  Se sirve en copa flauta de la forma habitual

Cómo servir el vino

Tras enseñar el tapón comienza a servirse el vino, esto se hará siguiendo las siguientes normas:

–   Lo más correcto es antes de servir proceder al envinado de todas las copas.

–   Se servirá siempre por la derecha de los comensales, echando primero un poco en la copa del anfitrión para que lo pruebe, y de su conformidad (no olvidar que el que prueba el vino, tiene la última palabra. La satisfacción del cliente es la ley en este tema).

–   Una vez aprobado, se procederá sirviendo primero a las señoras, después a los caballeros y por último rellenaremos la copa de la persona que lo ha catado.

–   En casa sirve el anfitrión, pero no se levanta, si alguien está lejos le pide a su vecino que le sirva.

–   A las señoras se les sirve primero, empezando por la derecha del anfitrión.

–   El hombre que está sentado a la derecha de la anfitriona, será el primer varón en ser servido, se continúa después en el sentido de las agujas del reloj.

–   Se tendrá cuidado al terminar de llenar una copa, girándose un cuarto la botella para evitar que se derramen gotas.

–   La mesa estará siempre atendida, rellenando las copas, o dejando que ellos mismos se sirvan si así lo indican.

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

–   En caso de que se pida otra botella del mismo vino, se dará a catar en una copa limpia al anfitrión, y se cambiarán o no las copas del resto en función de que lo pidan. Si se cambia de vino, se cambiarán todas las copas.

–  No debe utilizarse la misma copa para diferentes vinos.

–  La copa solo se llena entre un tercio y un medio y sin apoyar la botella en el borde al servir.

–  Para blancos y rosados, servir tragos cortos, para evitar el calentamiento.

–  Respecto a la forma de coger la botella, la clásica ya conocida, se alterna últimamente con la moda de coger la botella por el culo para servir.

 

La importancia de la temperatura adecuada para degustar un vino

Es de vital importancia servir el vino en la temperatura adecuada para poder disfrutar al máximo de todas sus cualidades.

–  Un vino servido muy frío, pierde muchos aromas, ya que la nariz no es capaz de detectarlos.

  Un vino tinto joven se servirá fresco para evitar sensaciones alcohólicas.

–  Un tinto reserva, bien estructurado y con cuerpo, si lo servimos frío, nos dará más sensación de dureza y astringencia en boca, y lo encontraremos falto de aromas.

–  Si el mismo vino anterior, lo servimos a una temperatura elevada, nos dará sensaciones muy cálidas y alcohólicas.

–  A los vinos poco aromáticos le favorecen temperaturas de servicio un poco más altas, mientras que a los que tienen mucho alcohol les bien servirlos más frescos.

–  Los vinos de poca acidez mejoran al servirlos más frescos.

–  Los vinos dulces, deben servirse más fríos cuanto más azúcar tengan.

Temperatura de servicio de los vinos

–   Cavas y espumosos 6º / 8º C

–   Blancos jóvenes, finos, manzanillas 7º / 10º C

–   Blancos de crianza, añejos 9º / 12º C

–   Claretes y rosados 10º / 12º C

–   Tintos jóvenes 15º / 16º C

–   Tintos de crianza 16º / 17º C

–   Tintos reserva y gran reserva 17º / 18º C

–   Dulces 8º / 10º C

Orden de servicio

Existe también un orden que hay que respetar en el servicio de los vinos:

–  Los vinos de crianza biológica: Finos y Manzanillas y los espumosos secos, como aperitivos

–  Los secos antes que los dulces

–  Los vinos blancos antes que los tintos

–  Los que tengan una temperatura de servicio menor antes que los de mayor temperatura

–  Los vinos ligeros antes de los que tengan más cuerpo

–  Los vinos de baja graduación antes que los más alcohólicos

–  Los dulces se sirven especialmente al final, con los postres, aunque el orden exacto dependerá del menú

No obstante, este orden admite algunas variaciones en función del menú que se sirva, pudiéndose colocar por ejemplo, un Naturalmente dulce o un vino de Brotitis con una entrada como el foie. En este caso, habría que enjuagar bien las papilas con un poco de agua antes de seguir con el siguiente vino.

Aireación

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximumCon esta operación pretendemos acelerar el proceso de oxigenación de determinados vinos que por diversas circunstancias están “cerrados”. Naturalmente,  antes de realizarla debemos probar el vino.

Podemos utilizar una simple jarra de boca ancha de diferente formato.

También un aireador con forma de embudo o cono invertido, cuya parte inferior cuenta con  un tornillo de dispersión que hace que el vino que pase por él se difunda ampliamente sobre la pared del decantador, acelerando así la oxigenación.

Finalmente están los modernos aireadores compactos cuyo proceso es instantáneo, de la botella a la copa. Solo hay que colocar el aireador sobre una copa y verter la cantidad adecuada.

 

La decantación

La finalidad de esta operación es fundamentalmente separar el vino de posibles posos o depósitos que pudiera contener, y trasvasarlo a un recipiente de cristal denominado “decanter”. También para conseguir abrir u oxigenar un vino.

Está técnica, es aconsejable en determinados casos y en otros, bastaría con servirlo en las copas y consumirlo lentamente para que se vayan abriendo. Por lo tanto siempre existirá cierta controversia sobre qué vinos hay que decantar y cuáles no.

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

 Las condiciones a tener en cuenta y técnica de decantación serán las siguientes:

–  Ante cualquier depósito hay que decantar, con mucho cuidado, sin agitar, con el vino en una cestilla o un decantador y una vela, que colocaremos debajo del cuello de la botella para observar cuando vienen los sedimentos.

–  Cuando el vino es viejo, puede ser problemático decantar. Son generalmente vinos frágiles y sensibles a una oxigenación, que aunque se haga lentamente, puede acabar con muchas de sus cualidades. Si no queda más remedio hacerlo con extremada delicadeza y tranquilidad, para que no desaparezca el bouquet.

Entre los grandes vinos, que hay que tratar con mimo, señalaríamos las buenas cosechas de  Burdeos, los Brunnellos, los Barbarescos y los Oportos Vintage.

–  Para un tinto joven, con cuerpo y potente, puede ser beneficiosa, pues ayuda a eliminar el resto de CO2 que hayan podido quedar disueltos y, que en forma de reducción pueden enmascarar los aromas frutales. También los taninos jóvenes agradecen esta operación y, pueden resultan algo menos agresivos cuando se airean.

–  Es preferible decantar antes un vino tánico que muy aromático.

–  El tiempo transcurrido entre la decantación y su consumo debe ser medido con cuidado, pues cuando más tiempo transcurre, más se transforma el vino. En general sería suficiente quince minutos para los más viejos y unos minutos para los más jóvenes.

–  Entre los blancos, sólo los blancos de guarda se benefician de la decantación, también los vinos de licor pueden mejorar con una aireación, (a baja temperatura) especialmente para eliminar el SO2 (que en ocasiones produce dolores de cabeza).

 

Decantar / Degollar un Oporto Vintage

Antes de nada, es necesario indicar que los Late Bottled Vintage y los vinos de Oporto Tawny con Indicación de Edad no necesitan ser tratados con la técnica del degüelle, aunque si decantados porque envejecen en toneles o barriles de roble, donde los sedimentos fueron precipitando antes del embotellado.

Sin embargo los grandes Vintage, debido a las especiales características de este tipo de vino su servicio debe atenerse a unas condiciones especiales.

 

Veamos las características básicas de elaboración de un Oporto Vintage

Se encabeza con alcohol vínico de 72 % vol., cuando el vino inicial ha alcanzado una graduación del 7 % vol.

Se trasiega a unas grandes pipas de roble, donde permanece un máximo de dos años.

–  El resto de su crianza se realiza en botella, por lo que en el caso de los Vintage, son muchos años, gran cantidad de alcohol y un buen porcentaje de azúcar residual (debido a la parada de su fermentación), hacen que el tapón frecuentemente quede pegado al cuello de la botella y prácticamente se vaya descomponiendo con el tiempo.

Esto hace que un Vintage, cuando llega a la mesa, antes de decantarse, frecuentemente se somete a una original forma de abrir la botella, envuelta en cierto ritual, entre técnico y estético denominada “degüelle”.

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

Al parecer, esta técnica del degüelle se impuso entre la aristocracia británica durante el siglo XIX, pero no llegó a España hasta los años 1970, cuando la casa Burmeister trajo dos equipos de tenazas: uno para el restaurante líder de aquel tiempo, Zalacaín, donde Custodio Zamarra pronto lo adoptó como elemento distintivo, haciendo gala de gran maestría; el otro, para el palacio de la Zarzuela, adonde el buen Custodio acudiría en varias ocasiones para enseñar la técnica a los sumilleres reales.

 

Degüelle

–  Quitar la cápsula de plomo u otros materiales de la botella.

–  Con unas tenazas de hierro y con mangos de madera, que previamente se calientan al rojo vivo, se abraza en cuello de la botella, dejando que el calor se transmita al cristal durante aproximadamente medio minuto.

–  El degüelle es una operación que se debe al contraste calor/frío por lo que la siguiente operación es la de pasar por el cuello una esponja mojada con agua fría, (A veces una pluma de ave), lo que produce la rotura del mismo con un corte totalmente limpio.

–  A continuación decantar el vino a un decantador con la base totalmente plana y muy ancha para que el oporto, que es un vino muy cerrado, pueda tener gran cantidad de oxígeno para abrirse y desarrollar todas sus cualidades organolépticas.

 

Se puede utilizar una vela encendida puesta debajo del cuello de la botella en el momento de la decantación para observar cuando aparecen los sedimentos propios de su larga crianza en botella, y evitar que caigan en el decanter.

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

 

 
         
  Jesús García Gallego  

Jesús García Gallego

Es escritor, experto en viticultura, enología y gastronomía.
Autor del libro "Enología, maridaje y cata de vinos"

 
         
     
     
Libro Enología, maridaje y cata de vinos - Jesús García Gallego.

Datos del libro
Editorial: IC EDITORIAL
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788483641507
Año edicón: 2013


 

"Enología, maridaje y cata de vinos"


Sinopsis

Conseguir en el lector unos conocimientos avanzados de la eno-gastronomía para mejorar la competencia y desarrollo de los profesionales del sector; para contribuir al progreso, integración y reconversión de la hostelería y restauración ante los nuevos retos turísticos: tendencias de la gastronomía y enología, haciendo especial hincapié en Andalucía y Málaga en concreto.

 

 




 

 

 

COMPRAR EL LIBRO AQUÍ

 

 
 
© Todos los textos redactados en este artículo son propiedad intelectual de Jesús García Gallego
     
     

taninotanino vinos inteligentes ®
maximum ® by taninotanino ®

Tags: vino, vinos, TANINOTANINO VINOS INTELIGENTES, VINOS MAXIMUM, MARIDAJE ENOLOGIA Y CATA DE VINOS, Cata de vinos

Oct 24

Vinos espumosos y gasificados. Parte I

por Jesús García Gallego
       

Son  todos aquellos que contienen en disolución ciertas cantidades más o menos importantes de anhídrido carbónico, que se mantiene herméticamente dentro de las botellas a presiones variables.

 

Vinos gasificados

Para la Unión Europea un Vino Gasificado es aquel que contiene anhídrido carbónico de procedencia ajena al vino (exógeno), aunque puede contener además parte de gas carbónico natural (endógeno) procedente de fermentación.

En España, Vino Gasificado, es al que se le añade carbónico, independientemente que el vino contuviese parte de carbónico de origen natural. En este vino no se limita la presión, excepto cuando se envasa en botella de forma champanesa, entonces su presión mínima será de 4 atmósferas  a una temperatura de20º C.

Su elaboración es una forma simplificada del sistema “Granvás”, que explicaremos más adelante, donde la fase de segunda fermentación natural se sustituye por la adicción de CO2.

Generalmente, los Vinos Gasificados se elaboran añadiendo anhídrido carbónico a un vino base. En el momento del llenado del depósito de presión se realiza la adición de jarabe azucarado hasta la concentración deseada y a continuación se introduce en un aparato saturador donde a baja temperatura (0º a 5ºC), para favorecer la disolución, se inyecta una cantidad determinada de gas, operación que se tiene que realizar lentamente para que se integre bien en el vino.

Trascurridas unas horas desde la gasificación, se procede al transvase del vino, filtración o estabilización térmica y embotellado en botellas en botellas de cristal resistentes a la presión, que se cierran herméticamente con tapones especiales.

Desde el punto de vista organoléptico,  no se parecen a los espumosos naturales.. La única similitud con el vino espumoso natural es la presencia de carbónico. El tamaño de la burbuja es mayor y su persistencia en copa menor, porque el gas está peor integrado en el vino.

 taninotanino vinos intelignetes - vinos maximum

Vinos de aguja

Son aquellos que elaborados con determinadas uvas y con métodos especiales, mantienen al ser embotellados parte del anhídrido carbónico de la fermentación de sus azúcares propios o añadidos. Este gas, al abrir la botella, se desprende lentamente en burbujas, sin llegar a formar espuma.

Los vinos de aguja, contendrán una presión máxima en gas carbónico de 3 atm. a 20º C, llamándose «natural» cuando todo el gas procede de azúcares propios de la uva.

Estos vinos, que suelen conservarse en botellas ligeramente alargadas, más finas que las champanesas, están considerados como productos intermedios entre los tranquilos y los espumosos, ya que se pueden parecer a uno o a otro tipo, según sea el método de elaboración utilizado. No obstante, poseen caracteres organolépticos propios que los hacen ser distintos a otros vinos.

Elaboración de los Vinos de Aguja:

1. Vino de aguja natural.

Es el más típico, consiste en conservar hasta el embotellado el gas carbónico natural procedente de la fermentación alcohólica del mosto disuelto en el vino nuevo. A veces, se fomenta la producción de carbónico durante la fase de conservación del vino en depósitos, para que compense la pérdida de éste, por ejemplo, los vinos Toscanos (Italia) elaborados por el método «governo», en el que al vino nuevo se le añade un 10 % de mosto o vendimia rica en azúcar (por pasificación durante  una semana de racimos de uva). De esta forma, se produce una fermentación lenta de estos azúcares, que comunican al vino una «aguja» característica.

En España, se utiliza un método similar en la zona de La Bañeza y Valdevimbre Los Oteros, en León; donde también se consigue mantener el carbónico natural añadiendo al vino nuevo racimos de uva madura, manteniéndose así una fermentación lenta durante el período de conservación del vino. El resultado son vinos ligeramente ácidos, de una graduación media de 12 % vol. y una tendencia muy acentuada a conservar el carbónico que se desprende de la fermentación alcohólica y maloláctica, la que dio nombre a la aguja en el vino.

Esta técnica se denomina “madreo” y la uva utilizada en esta zona es la Prieto Picudo, se descuba muy tarde y se prensan los orujos, de los que obtiene un vino sin aguja llamado de «pisadillo», que no se mezcla con el vino obtenido por escurrido, que sí tiene carbónico.

2. Vinos de aguja no natural

Aunque el carbónico sigue siendo natural, y procede de la fermentación alcohólica de los azúcares, hay que señalar que los azúcares no proceden de la uva, sino que son añadidos a un vino base, dentro de un recipiente herméticamente cerrado, al que se le agregan la levadura. Este sistema es muy parecido al de Vino Espumoso, pero se realiza a menor presión.

Tal es el caso de los Vinos de Aguja del Penedés o el Ampurdán, partiendo de casi los mismos vinos base utilizados en los Vinos Espumosos, de las variedades Viura o Macabeo, Parellada y Xarello. En estos vinos, destacan sus caracteres primarios de las uvas de origen, aunque también tienen se parecen a los Vinos Espumosos, pues se elaboran de forma parecida.

Vinos de espumosos

 Para la C. E.E.

«Es el producto obtenido mediante primera o segunda fermentación alcohólica del mosto de uva o de vino, caracterizado al descorchar el envase por un desprendimiento de anhídrido carbónico procedente exclusivamente de la fermentación y que revela, conservado a una temperatura de 20 º C en envases cerrados, una sobrepresión del anhídrido carbónico en solución, igual o superior a 3 bar».

 La reglamentación española, más restrictiva, los define de la siguiente forma:

«Vinos procedentes de uvas de variedades adecuadas, que contienen como consecuencia de su especial elaboración, gas carbónico de origen endógeno y que al ser descorchada la botella, y escanciado el vino, forma espuma de sensible persistencia seguida de un desprendimiento continuo de burbujas. El gas carbónico procederá de una segunda fermentación, realizada en envases herméticamente cerrados y de azúcares naturales del vino base o añadidos. El producto terminado tendrá una presión mínima de 4 atmósferas a 20º C».

Generalmente, los vinos espumosos se elaboran partiendo de una “mezcla” o Vino de Tiraje, compuesto por un vino base tranquilo, cierta cantidad de azúcares (20 a 24 gr/l) y unas levaduras especificas, capaces de realizar la fermentación en condiciones especiales y difíciles.

A continuación, el vino es introducido en recipientes herméticos que pueden ser depósitos o botellas, en una operación llamada «tiraje». Por ello, en una primera fase, el vino refermenta hasta consumir los azúcares y alcanzar la presión prevista de 5 o 6 atmósferas y, en una segunda etapa, de mayor o menor duración, las levaduras decantan al fondo del envase. Así tiene lugar una «crianza sobre levaduras», y que da al vino sus características organolépticas especiales.

Posteriormente, se eliminan los sedimentos o lías, por decantación o filtración, según los casos.

Para finalizar, se le puede añadir un jarabe azucarado o «licor de expedición», según se desee obtener para su consumo un producto más o menos dulce.

Menciones en diferentes idiomas:

- Castellano: Vino espumoso

- Francés: Vin mousseux

- Italiano: Vino espumante

- Portugués: Vinho espumente

- Inglés: Sparkling wine

- Alemán: Schaumwein o Sekt

 

Clasificación europea

- «Premium» y «Reserva».

Para los Vinos Espumosos de Calidad definidos en la normativa comunitaria y los Vinos Espumosos de Calidad Producidos en una Región Determinada (V.E.C.P.R.D.).

- «Gran reserva».

Para los V.E.C.P.R.D. amparados por la Denominación Cava, con un período mínimo de envejecimiento de 30 meses contados desde el tiraje hasta el degüelle.

 

Diferentes elaboraciones de vinos espumosos

Cava y Espumoso Método Tradicional. (Los explicaremos detalladamente más adelante)

La diferencia entre ambos radica exclusivamente en la localización geográfica de su producción, pues en ambos casos se utiliza «método clásico, tradicional o Champenoise», pero el Cava está acogido a una Denominación de Origen. Los vinos no incluidos en esta Denominación podrán no obstante, acogerse a la D.O. de la zona a la que pertenezcan, en los casos en los que el reglamento de ésta lo permita.

TANINOTANINO VINOS INTELIGENTES - VINOS MAXIMUM

El Granvás, Charmant o fermentación en grandes depósitos.

Espumoso de Grandes Envases o método tanque. (En estados Unidos aparece en la etiqueta las palabras «bulk process»), se elabora por el «método Charmant», que data de 1851, pero fue en 1907 cuando Charmat perfeccionó a fondo el sistema, convirtiéndolo en funcional y de completa utilización industrial.  Consiste en hacer el tiraje en un depósito hermético de gran volumen y con cierta presión, en el que la eliminación de lías se hace por filtración.

 





Fases del Método Charmant

Elaboración del vino base

Los vinos utilizados serán vinos del año, jóvenes y afrutados, con un grado alcohólico entre 10 y 10,5, con poco azúcar residual y buena acidez total (6,5-7,5 g/l en ácido tartárico)

Se introduce el vino en depósitos sellados donde se mantienen entre 12 y 16 horas a 20 ºC. A continuación se pasa a otro depósito donde se le añade azúcar y levadura y se deja fermentar un mínimo de 30 días (Charmant corto), aunque a veces se dejan sobre lías períodos de tiempo de más de un año (Charmant largo)

Los depósitos son frecuentemente de acero inoxidable, hermético de presión y con acondicionamiento térmico. De capacidad variable y provistos de agitador, termómetro, manómetro y puerta-hombre. Se deja un vacío de un 5%. La temperatura ideal de refermentación es de 12-13 °C, ya que permite una íntima compenetración del anhídrido carbónico para un perlaje más fino y duradero y además produce un buqué más fino. La agitación permite poner en contacto más íntimamente las lías y el vino.

Pasado el tiempo deseado, se realiza un trasvase isobárico a otro depósito donde se clarifica a baja temperatura y después se filtra a contra presión y se embotella.

El embotellado, y la posible adición de licor de expedición,  teniendo en cuenta que habitualmente, estos vinos espumosos ya contienen entre 10 y 20 gramos de azúcares residuales, se realizan al final del proceso. En este caso, se exige desde el tiraje hasta el embotellado, un periodo mínimo de 21 días.

Este método se utiliza sobre todo para espumosos dulces como los Asti Espumante y los Proseccos italianos, donde si el método se prolonga más días, el vino producido se llama charmant lungo. Son vinos muy afrutados, pensados para consumir jóvenes.

Prosecco. (Secos o Semisecos)

De denominan así a determinados vinos elaborados en el Noreste de Italia, con la variedad de uva de este nombre, y que pueden ser espumosos “espumantes” o, ligeramente espumosos “frizzantes”.

Asti espumante.

Vinos espumosos dulces del Piamonte, en el Noroeste de Italia. Se elaboran con Moscatel de grano menudo, que produce vinos muy aromáticos, frutales y florales. Suelen ser sobre todo frizzantes. En estos vinos, todo el azúcar proviene de la uva. Se parte de un vino base con un contenido en azúcares de entre 70-90 grs/l.  que es el que se va a refermentar en una segunda fermentación, ya que no se le añade licor de tiraje.

Esta segunda fermentación se realiza en en depósitos de presión con agitadores durante 50 – 60 días a una temperatura máxima de 15 º C. pudiendo permanecer sobre lías hasta seis meses, en cuyo caso tendría que indicarse la categoría “Sekt”.

 El primer taponado debe hacerse a partir del uno de enero siguiente a la vendimia,  quedando 50 grs. /l. de azúcar residual y entre 9 y 10 % Vol.

TANINOTANINO VINOS INTELIGENTES - VINOS MAXIMUM

Son igualmente típicos del valle del Drôme y la zona de Diois en Francia, como los Clairette de Die, elaborados con la Moscatel de Grano menudo y la Clariette.

También se elaboran espumosos fermentados en botella en Australia, Nueva Zelanda y California, frecuentemente a partir de las variedades de Champagne.

Como curiosidad destacar los tintos espumosos de Shiraz, elaborados en Australia, donde también se elaboran con merlot y Cabernet Sauvignon.

Debido a la gran variedad de viñedos de clima frío - especialmente en el valle de Yarra, Tasmania y la cordillera de Macedonia, Australia puede presumir de elaborar espumosos por el método tradicional o vinos de aguja, verdaderamente elegante.

Son tradicionalmente un poco dulces, aunque algunos productores los hacen seco, con cuerpo y taninos.

TANINOTANINO VINOS INTELIGENTES - VINOS MAXIMUM 

     
     
 
         
  Jesús García Gallego  

Jesús García Gallego

Es escritor, experto en viticultura, enología y gastronomía.
Autor del libro "Enología, maridaje y cata de vinos"

 
         
     
     
Libro Enología, maridaje y cata de vinos - Jesús García Gallego.

Datos del libro
Editorial: IC EDITORIAL
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788483641507
Año edicón: 2013

 









 

"Enología, maridaje y cata de vinos"


Sinopsis

Conseguir en el lector unos conocimientos avanzados de la eno-gastronomía para mejorar la competencia y desarrollo de los profesionales del sector; para contribuir al progreso, integración y reconversión de la hostelería y restauración ante los nuevos retos turísticos: tendencias de la gastronomía y enología, haciendo especial hincapié en Andalucía y Málaga en concreto.

 

 




COMPRAR EL LIBRO AQUÍ

 

     
     
     
     

Tags: maridaje, TANINOTANINO VINOS INTELIGENTES, MARIDAJE ENOLOGIA Y CATA DE VINOS, Cata de vinos, enología

Ago 09

El vino y la salud

por Jesús García Gallego
       
Un poco de historia

Es necesario remontarse a los griegos y romanos para encontrar los primeros consejos sobre las aplicaciones terapéuticas del vino. No en vano, Hipócrates, Platón, Galeno y Aristóteles, vieron en el vino un alimento que ayudaba a curar determinadas enfermedades y, describieron a partir de su práctica cotidiana, una serie de propiedades curativas atribuidas al consumo moderado de diferentes tipos de vinos. Estos principios, pasaron a la historia de la medicina y a pesar de su adaptación durante siglos, siempre han constituido remedios habituales para muchas enfermedades del cuerpo y del espíritu.

El vino, considerado como un alimento de características muy especiales, entró rápidamente a formar parte de la ciencia médica, regida desde el siglo V por los Tratados sobre la Dieta, los llamados “Regímenes de Salud”, en los que la palabra «dieta» en su sentido griego, servía para denominar el régimen general de vida –no sólo como actualmente que hace referencia a la comida y la bebida-, y era aplicable tanto a sanos como a enfermos. Todo estaba regulado por la necesidad de armonía en las relaciones establecidas entre los «humores» (del cuerpo y los alimentos), los “Elementos” de la naturaleza, las “cualidades de los alimentos” y la “complexión de los cuerpos”. Por ello, existía un tipo diferente de dieta según la enfermedad a tratar y la naturaleza específica del individuo.

 taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum
 

taninotanino vinos inteligentes . vinos maximumPues bien, durante siglos, han sido muy pocas las enfermedades en las que el consumo moderado del vino haya estado contraindicado, sino más bien al contrario, ha sido prescrito de diversas formas en muchos de los tratamientos más habituales, entre otros muchos motivos porque pensaban que «el vino conserva la humedad sustancial del cuerpo, que a su vez convierte la sangre en calor natural».

Uno de los médicos más importantes del siglo XVI, Alonso López de Corella, prototipo de la cultura y el pensamiento renacentista, decía al respecto:

 «Entre las muchas alabanzas que, como halo de gloria, cuyo recuento sería laborioso y pesado relatar por completo, las principales son estas: que es aceite de la vida, defensa de la salud, remedio de casi todas las enfermedades, antídoto de las malas afecciones del alma y estímulo incitante del ingenio».

 Durante la Edad Media y el Renacimiento, el vino continuó formando parte de la mayoría de los tratamientos, incluso entre los árabes, como el caso del famoso «Xarab al malaqui» (Jarabe de Málaga), que debido a la prohibición coránica de consumo  de alcohol, sólo se dispensaba a los enfermos (Y según las crónicas, parece ser que había muchos enfermos en la época necesitados de este remedio).

Actualmente, este tema, que nunca estuvo ausente de la sabiduría popular de los refranes, ni de una cultura gastronómica tradicional, de lo que ahora se denomina «Dieta Mediterránea», vuelve a estar de moda, pero bajo una perspectiva científica que demuestra su papel en la prevención de alguna de las enfermedades más mortíferas de este siglo.

Todo ello gracias a la protección ejercida por el etanol, en pequeñas dosis, contra las enfermedades cardiovasculares, que en el caso del vino tinto, habría que sumarle el efecto antioxidante de unas sustancias llamadas polifenoles y la baja graduación del vino que al metabolizarse más lentamente que otros alcoholes, prolonga su efecto protector sobre el corazón.

En diferentes estudios realizados sobre este hecho, siempre en condiciones previamente establecidas con unos patrones estadísticos de carácter estándar, se ha llegado a las siguientes conclusiones:

 1. El consumo moderado de vino reduce la mortalidad general, pero sobre todo la cardiovascular.

 2. El riesgo de accidente cerebro vascular de los bebedores moderados, es un 33% menor al de los abstemios.

 3. El consumidor de dos o tres copas diarias de vino (200 c/c.), tiene una mortalidad un 20% menor que el resto de la población.

 4. La Asociación Americana de Cardiología afirma que los bebedores moderados, tienen entre un 30 y un 40 % menos de riesgo de sufrir una cardiopatía isquémica.

 5. En los trabajos que enfocaron el tema sólo en relación al consumo de vino tinto, descubrieron que además de mejorar las cifras beneficiosas sobre cardiopatías, aparecía un 20% menos de mortalidad por cáncer.

No obstante, tras estas investigaciones, se mantenían ciertas discrepancias sobre si la influencia beneficiosa era debida al alcohol o al vino.

 

La paradoja francesa

Hemos visto, como a partir de aquellas ideas de los médicos griegos, romanos y árabes, se habían abierto importantes líneas de investigación, que demuestran los efectos beneficiosos que el consumo moderado de alcohol, especialmente de vino tinto, tienen para la salud.

Pero fue en noviembre de 1991, cuando Morley Saler, presentador del programa de la cadena de televisión CBS «Sesenta minutos» (más de 100 millones de espectadores), líder del periodismo de investigación en aquel país, quien apoyándose en multitud de investigaciones y estadísticas, habló por primera vez de un fenómeno que bautizó como «La paradoja francesa».

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

Los estudios de la Organización Mundial de la Salud y otros organismos internacionales y científicos daban unas cifras de mortalidad por enfermedades coronarias muy bajas en Francia, si las comparábamos con Estados Unidos, a pesar de que los norteamericanos consumen un 30 % menos de grasa, fuman menos y hacen más ejercicio que los franceses. O sea, que con iguales niveles de colesterol en sangre, los franceses mueren dos o tres veces menos que los norteamericanos por enfermedades cardiovasculares. En este punto, todos se preguntaban ¿Qué es lo que protege a los franceses? Entonces se descubrió que, cuando se introducía el consumo de vino tinto en los análisis, se reducía el efecto negativo de las grasas en relación con la mortalidad cardiaca, llegándose a la conclusión de que esta paradoja, se debía al alto consumo de vino tinto en este país. A partir de este descubrimiento, se produjo el año siguiente, un 40 % más de ventas de vino en los Estados Unidos. Y, hasta el presentador del programa, propuso cambiar la leche de los comedores escolares, por un vasito de tinto aguado.

Recientemente, los norteamericanos han obtenido permiso de sus autoridades sanitarias para poner en sus etiquetas, que el vino bebido moderadamente, es bueno para la salud.

Pero no nos extrañemos, pues no es algo nuevo en este país, recordemos que ya en la época de la Ley Seca, el vino podía adquirirse con receta en farmacias. ¡Cómo nos recuerda esto a la anécdota que contábamos en la Málaga musulmana sobre el Xarab al-malaquí!. Además, si a esta paradoja le introducimos otros elementos relacionados con la dieta mediterránea –aceite de oliva, frutas, legumbres- y  ejercicio físico, el balance no puede ser más prometedor. Esto nos lleva a estudiar unas sustancias denominadas polifenoles, que son las directamente responsables de este efecto.

 

Los Polifenoles

Son compuestos presentes en la naturaleza en la que desempeñan importantes funciones fisiológicas y que se caracterizan por sus potentes efectos antioxidantes. Se encuentran en las verduras, fruta, te, vino etc. En 1992, el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, encargó un estudio de las plantas salvajes del planeta, para seleccionar alguna que pudiera tener actividad anticancerígena.

Una vez identificada, se comprobó que su principio activo, era una sustancia de tipo fenólica llamada Resveratrol, que se encuentra en mucha mayor concentración en las pieles de las uvas tintas. (Y que en la vid, tiene la función de defender la planta del ataque de patógenos, produciendo Polifenoles, que son tóxicos para los microorganismos atacantes).

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

Los taninos, provenientes de la maceración de los hollejos de las uvas tintas y responsables en gran parte de la capacidad de envejecer de los tintos, almacenan grandes cantidades de Resveratrol. También, se encuentran en el vino otros Polifenoles con propiedades anticancerígenas, como son la Quercetina y la Catequina. Es importante señalar además que, la acción combinada de estas substancias, de gran poder antioxidante y anticancerígeno, aumenta, en el intestino las moléculas de Colesterol HDL (bueno), que son lipoproteínas cuya función es limpiar el exceso de colesterol, y disminuyen las de Colesterol LDL (malo), que es el que se deposita en las paredes de los vasos sanguíneos, reduciendo de esta forma su capacidad de oxidación.
Asimismo los Polifenoles tienen otras propiedades como son:

Efecto antiinflamatorio, evitar la acumulación de células y grasa en las arterias (así retrasan la aparición de la arterosclerosis), disminuir la agregación plaquetaria (reduciendo el riesgo de infarto y trombosis), prevenir la degeneración oxidativa del organismo y la aparición del Alzheimer.

 

taninotanino vinos inteligentes - vinos maximum

Después de todos estos estudios, podríamos concluir, como los clásicos hace veinticinco siglos, que el vino es un alimento que actúa de vehículo de una serie de factores terapéuticos. Pero no olvidemos, que al margen de estas evidencias científicas, un buen vino es sobre todo una misteriosa obra de arte, hecho para ser disfrutado por los sentidos, que espera ser descubierto, que expliquemos las sensaciones placenteras que nos produce, que descifremos las claves de su origen. Para finalmente rendirle el culto que se merece sacrificándolo a nuestros sentidos.
     
     
     
     
     
 
         
  Jesús García Gallego  

Jesús García Gallego

Es escritor, experto en viticultura, enología y gastronomía.
Autor del libro "Enología, maridaje y cata de vinos"

 
         
     
     
Libro Enología, maridaje y cata de vinos - Jesús García Gallego.

Datos del libro
Editorial: IC EDITORIAL
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788483641507
Año edicón: 2013

 









 

"Enología, maridaje y cata de vinos"


Sinopsis

Conseguir en el lector unos conocimientos avanzados de la eno-gastronomía para mejorar la competencia y desarrollo de los profesionales del sector; para contribuir al progreso, integración y reconversión de la hostelería y restauración ante los nuevos retos turísticos: tendencias de la gastronomía y enología, haciendo especial hincapié en Andalucía y Málaga en concreto.

 

 





COMPRAR EL LIBRO AQUÍ

 

     
     
     
     

Tags: LIBRO, maridaje, MARIDAJE ENOLOGIA Y CATA DE VINOS, Cata de vinos, enología, taninotanio vinos inteligentes, vinos amximum

Anterior <   1 , 2 , 3 , 4   > Siguiente